La Comunitat Valencia tiene abandonados palacios, parajes, ermitas y castillos que están protegidos


El patrimonio de la Comunitat es muy extenso y, en la inmensa mayoría de las ocasiones, está protegido a través de la figura del Bien de Interés Cultural (BIC). Sin embargo, esto no está siendo óbice para que algunos monumentos, ermitas, palacios y parajes naturales presenten un alarmante estado de abandono que podría llevarlos a desaparecer puesto que en ocasiones ya están en ruinas.

Uno de estos casos es el Desert de les Palmes de Castellón. El edificio principal y el más antiguo de todo el BIC está en perfecto estado y protegido. Pero no sucede lo mismo con algunos de los antros (espacios que usan los monjes del monasterio para rezar hasta ahora). Estas construcciones están, literalmente, cayéndose e incluso algunas de ellas están apuntaladas, tienen pintadas y, lo que es más grave, se utilizan como urinarios.

Además, la señalización de cómo llegar es muy poca y algunos ni siquiera tienen señales de su ubicación. Todo lo contrario que los edificios de este tipo que sí han sido rehabilitados.
En Alicante, el caso de un espacio protegido en estado lamentable es la isla de Tabarca. El pequeño archipiélago tiene una ermita y la muralla todavía pendientes de ser sometidas a un proceso de rehabilitación, pero esta no llega y poco a poco avanza el deterioro de una de las partes más turísticas de la provincia.

El castillo de San Fernando (en la foto), también alicantino, está en pésimas condiciones. Las grietas están cebándose con la estructura de un inmueble que, por momentos, parece que puede venirse abajo. Además, no hay prevista ninguna rehabilitación en esta zona por lo que el paso del tiempo continuará ahondando en las fisuras del monumento.

En la provincia de Valencia, unos de los elementos que muestran un mayor estado de abandono son las alquerías, varias de ellas ni siquiera están protegidas bajo la figura del Bien de Interés Cultural pese a que en algunos casos el trámite está iniciado. Son los edificios tradicionales de la huerta valenciana, pero muchos están prácticamente perdidos y necesitan de una actuación urgente que evite su desaparición.

La iniciativa privada Una salida que ya manejan los propietarios de los inmuebles de cara a conseguir la financiación necesaria para la reforma de los edificios es recurrir a la iniciativa privada. Al menos dos casos ya están dándose. El primero en el extrarradio de Benifairó de les Valls está un, por lo menos así lo era antaño, espectacular edificio que ahora solamente puede enseñar a quienes lo visitan un avanzado estado de deterioro.

La Casa Palacio de los Vives de Cañamás, que empezó a construirse en el siglo XVII, está en ruinas. El propio Ayuntamiento, propietario del inmueble, busca casi con desesperación ayuda privada o de alguna institución para rehabilitarlo. El coste de la reforma y el mantenimiento del inmueble es imposible de asumir por el Consistorio, por eso se quiere recurrir a la iniciativa privada.

Otro ejemplo de la provincia castellonense es la Casa Marqués de Benicarló. La importancia del inmueble es evidente, es el único de todo el mundo que alberga una cocina completa de cerámica valenciana. Esta parte está en un estado casi inmejorable, pero no sucede lo mismo con el resto del recinto.

El propietario, un abogado, se ha resistido en varias ocasiones a los cantos de sirena de los magnates árabes y norteamericanos que han preguntado si estaba en venta esta casa señorial del siglo XVII. Pero la situación empeora. La estructura del edificio está muy deteriorada y el letrado busca una inyección económica que permita acometer la reforma del recinto.

Estos no son los únicos BIC que se encuentran en mal estado. En la Ribera dos casos destacados son la Torre Muza de Benifaió y el castillo de Corbera. Ambos son monumentos de relevancia para la comarca pero ahora están muy deteriorados y no se prevén actuaciones.

En la misma situación se encuentran tres edificios de la Safor. Todos ellos son castillos, el del Rebollet en la Font d'En Carròs; el del Borrà en Rótova y el de Ador. Están en ruinas y prácticamente han desaparecido. Algo que terminará produciéndose si no se realiza alguna actuación lo antes que sea posible. Un inmueble en el que sí que está actuándose ya que se encuentra en un estado lamentable es la iglesia de San Bartolomé de Xàbia, donde están reparándose las goteras y bóvedas.

Requena cuenta con dos iglesias góticas que son Monumento Nacional. Las portadas, hechas con piedra caliza, debido al paso del tiempo y a la suciedad están bastante deterioradas y sería conveniente que se realizara alguna actuación. Igualmente, la parroquia de San Nicolás está a punto de ser declarada BIC. Fundamental para poder recibir una ayuda del Gobierno que permita reparar un edificio que tiene sus fachadas apuntaladas para evitar que se caiga.
Otro ejemplo es el Palau de la Duquessa de Almodòvar o de la Vila de Ontinyent. Pese a que actualmente se encuentra ya en su tercera fase de rehabilitación, su estado no es el mejor. Muestra clara de que se encontraba en muy malas condiciones.

Los esfuerzos de los diferentes equipos de gobierno en su recuperación han sido notables, pero sigue sin estar completamente recuperado. Esta misma semana se ha firmado un nuevo acuerdo para recibir subvenciones y seguir actuando en uno de los monumentos más importantes de toda la Vall d'Albaida junto al Palau de Albaida, que recientemente ha sufrido primero un incendio y posteriormente el desprendimiento de parte de la muralla.

En l'Horta también hay varios casos. Los ejemplos más claros son la Torre Espioca de Picassent. Un edificio que es de propiedad privada y que el Consistorio ha intentando adquirir varias veces para poder rehabilitarla.

La lista de BIC abandonados es grande, aunque poco a poco se reduce. Unos elementos de estas comarcas que necesitarían una intervención son los azudes. Aunque las construcciones están bien, la protección abarca también a su entorno y aquí los alrededores acumulan gran cantidad de suciedad.

1 comentario:

neutronico dijo...

y tanto.. aqui en valencia como el castillo, torre, fortaleza o lo que sea no este cerca del nuecleo urbano de la poblacion.. lo tiene bien claro para que lo restauren. te puedo dar ejemplos. el castillo de serra, la torre espioca, la torre de bofilla y un largo etcera, tu blog me parece interesante, por fin he encontrado un blog que tiene lo que buscaba, un saludo